Otoplastía, la cada vez más famosa operación de orejas

Si sientes que tienes las orejas demasiado prominentes y que no tienen una adecuada armonía con tu rostro, puede que la solución sea una otoplastia

La otoplastía no es otra cosa que una operación de las orejas, generalmente con fines estéticos, que busca reducir el tamaño de las orejas. Haciendo que el pabellón quede más cercano al cráneo por diferentes métodos quirúrgicos.

Puede ser realizada mediante la remodelación y corte del cartílago o bien realizando una serie de suturas internas en la parte posterior de la oreja para doblarla hacia atrás.

Esta cirugía de las orejas resulta ser más sencilla de lo que aparenta, ya que sólo son necesarias un par de horas en el quirófano. Transcurrida la operación el paciente puede ser dado de alta y regresar a casa para desarrollar su vida con normalidad.

Las molestias tras la cirugía no son demasiadas y se limitan básicamente la incomodidad de llevar puestas las vendas, que podrían disminuir en algo la audición. Esto no quiere decir que no se deban seguir las recomendaciones médicas y seguir los tratamientos postoperatorios parar obtener el éxito total del procedimiento.

El aumento en la demanda de la cirugía de orejas es entendible. Debido a su simplicidad y beneficios más gente decide someterse a ella. Es innegable el cambio que se realiza en la apariencia tras someterse a una otoplastía. Es posible enmarcar el rostro de manera agraciada y resaltar los demás atributos del rostro.

Unas orejas prominentes suelen quitar atención al resto del rostro. Los ojos aparentan tener menor distancia entre ellos y son en general una distracción que muchas veces resulta perjudicial.

En el caso de los niños y adolescentes son varios los casos en los que se han visto victimas de críticas y burlas a causa de unas orejas algo más grandes.

Las féminas que tiene este problema por lo general suelen tratar de disimularlo utilizando un peinado en especial. Llevando el pelo suelto para cubrir las orejas o también sujetándolo de tal manera que lleven las orejas hacia atrás.

En el caso de los varones la situación es algo más compleja, no todos pueden llevar el pelo largo. La solución es por demás simple, la otoplastia puede realizarse incluso a niños siempre y cuando ya haya cumplido con el desarrollo completo del hélix o cartílago de la oreja.

La edad en la que este desarrollo culmina, se encuentra alrededor de los 6 años, pero siempre se debe consultar con un pediatra o un profesional en el área de estética especializado en niños.

La cirugía de orejas no tan solo se realiza con el fin de retraer las orejas, muchas veces se realizan operaciones un tanto más complejas en casos de accidente o cuando se presentan algunas malformaciones genéticas. Sea cual sea el caso esta operación de orejas puede devolver la confianza perdida a muchos pacientes, dándoles una mejor calidad de vida.

Publicado en otoplastia | Etiquetado , , | 1 comentario